Cuando el pasado siete de abril arrancó la temporada de las Grandes Ligas los peloteros nacidos en la República Dominicana en las plantillas activas e inactivas totalizaron 99. Fueron el 10.1% entre los 975 en rosters y lideraron la delegación extranjera (como lo hacen desde 1978), que este año alcanzó los 275 de 21 países o lo mismo que el 28.2% de la población total.

En el transformado sistema de ligas menores, que desde 2021 cuenta con 42 equipos menos, el dominio quisqueyano es mayor.

La MLB suministró a DL las plantillas con las que los equipos iniciaron la campaña de ligas menores y allí los nacidos en el Este de La Hispaniola representan el 14%. Son 551 repartidos en las cuatro divisiones que tienen en marcha su calendario desde el ocho de abril.

El mayor grueso del grupo se encuentra en el más bajo nivel (Clase A) donde son 235 distribuidos en las ligas de Carolina, California y el Estado de Florida.

En el siguiente escalón (Clase A avanzada o alta) hay 118 criollos, que militan en las ligas del Medioeste, Noroeste y Atlántico Sur.

En Doble A, que abarca las ligas del Este, Sureste y Texas, hay 88 dominicanos. En tanto que en Triple A, que incluye la liga Internacional y la de la Costa del Pacífico, hay 110 jugadores de la isla.

Estados Unidos encabeza por gran margen a los 3,929 jugadores que toman parte de las diferentes ligas. Son 2,660 los nacidos en la Unión Americana, el 67.7%.

Tras los estadounidenses y dominicanos anclan los venezolanos. Son 340 los bolivarianos o el 8.6%. Más adelante llega Puerto Rico y Cuba (70), México (59), Canadá (44), Panamá (36) y Colombia (24).

En junio próximo darán inicio las tres ligas de novatos, llamadas de complejos; Arizona, Florida y Dominican Summer League.

En Triple A y Doble A los rosters son de 28 hombres, mientras que en las dos Clase A sube a 30, en Dominicana a 35 y en Florida y Arizona no tiene límite.

Esta campaña las dos ligas de Triple A aumentaron su calendario en ocho partidos hasta 154 y están programadas terminar su fase regular a finales de septiembre.

Condiciones

La campaña 2022 estrena mejora en las diferentes escalas de salarios. Así, los jugadores en ligas menores pero que figuran en el roster de 40 de los clubes tienen un salario mínimo de US$57,200 el primer año y los que llevan más tiempo en esa condición, como el caso de Vidal Bruján en Tampa Bay, sube a US$114,100.

Esos umbrales subirán cada año hasta 2026 cuando serán de US$63,600 para los de primer año y US$127,100 para los que lleguen con más de un curso en el roster de 40.

Los jugadores de ligas menores vieron aumentos de salario mínimo semanal en cada nivel desde este curso entre un 38 y 72%. Los de Clase A recibieron un incremento de US$290 a US$500; los de Doble A saltaron de US$350 a US$600; y los de Triple-A aumentaron sus salarios de US$502 a US$700.

Además, a partir de esta campaña los equipos destinarán alrededor de un millón de dólares para cubrir el hospedaje de los jugadores, un beneficio que se estrena y que era un reclamo de mucho tiempo, puesto que era un gasto que salía de los bajos salarios que perciben esos atletas.

Los clubes deben proporcionar opciones de alojamiento en viviendas ubicadas a una distancia razonable y transitable del estadio de béisbol. Los dormitorios deben tener una cama individual por jugador y no debe haber más de dos jugadores por dormitorio en todos los niveles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here