“Cuida a tus hermanos, que yo me voy a buscar un futuro para todos, para juntarnos con tu mamá”. “Comadre, yo estoy bien, encárguese de los muchachos”, fueron las últimas orientaciones que hizo Juan Alberto Soto, un electricista de El Cañafístol, horas antes de morir en el accidente del camión en Chipas, México, donde iban 160 indocumentados y 55 murieron.

Como si presagiara su final, Juan Alberto tuvo un comportamiento inusual la mañana del jueves, pues antes de abordar el camión que lo condujo a la muerte, los llamó a todos. A su esposa, quien llegó a Estados Unidos hace dos meses, le dijo que la amaba mucho, también le envió videos que la llevaron a comentarle a su hermana que él estaba muy romántico.

Así lo cuentan sus hijos y su cuñada, sentados en sillas plásticas en la parte trasera de una casa de zinc con las puertas cerradas en una especie de velatorio sin cadáver. 

Juan Alberto dejó a cinco hijos, tristes, llorosos; el más pequeño, de 11 años, mostraba una mirada perdida.

Esta es solo una de las decenas de historias de dolor que viven las familias banilejas con esta tragedia, donde hay siete muertes confirmadas y al menos 12 heridos y desaparecidos.

Del distrito municipal de El Cañafístol, ubicado al sur de la ciudad de Baní, hay otras dos víctimas, vecinas de Juan Alberto. Son los primos Ashly Manuel Soto y Yuniel Mordán Báez, el primero se dijo que está fuera de peligro y será deportado, mientras el segundo, de 23 años, murió.

En esta tragedia el duelo es colectivo en las comunidades pues los muertos eran primos y vecinos, en las diferentes localidades.

En Catalina tres primos, dos fallecieron y uno está herido. En el sector Las 20 Casitas, hay un fallecido y el vecino del frente está desaparecido.

Muere 20 años después al igual que su padre

Hace 20 años que el mar Caribe se tragó a Yunior Báez al naufragar la yola que lo llevaba a Puerto Rico y hoy el colmado donde cuelga su fotografía, por ser propietario para ese entonces, tiene velones encendidos por el descanso de su hijo, al que dejó de tres años.

Yunior dejó el colmando y montó la frágil embarcación detrás de lo que entendía era su futuro, Puerto Rico, y su hijo Yuniel Mordán, de 23 años, también dejó el trabajo de colmadero y se enfilaba hacia Estados Unidos. Doña Dulce Soto hoy carga duelo doble, de su nieto y la desaparición de su hijo que aunque han pasado dos décadas, “a mí no se me ha borrado de mi mente y de mi corazón. Yo todos los días lo recuerdo”.

No obstante, ella cuenta que la situación económica del país es la que empuja a esos viajes inciertos. “Él quería irse a cumplir su sueño” por lo que entre sus ahorros, una hipoteca y otros recursos, juntaron más de un millón de pesos para el viaje. “Pagamos más de la mitad y la otra parte se paga allá”.

Aquí sale a relucir lo “organizado” que se dan estos viajes, pero se desconoce quiénes son los coyotes.

Diputado pide investigar

El diputado perremeísta Julito Fulcar pidió a las autoridades aplicar mano dura a los organizadores de estos viajes ilegales.

No es solo detener a los que son parte del viaje, sino a los organizadores, a los cabecillas de esto que es un crimen, que están llevando a la muerte a la gente. Miren como está en estos momentos la provincia Peravia, de luto, por el fallecimiento de un grupo de sus hijos, gente que en un estado de desesperación y desinformación, porque hay que decir que les lavan el cerebro para que se vayan en estos viajes, que esto es un crimen”.

El legislador, quien encabezó una reunión con los familiares de los heridos, muertos y desaparecidos, junto a la gobernadora provincial, el viceministro de Relaciones Exteriores, Jatzel Román, el alcalde Santo Ramírez y otras autoridades locales, deploró que familias de escasos recursos paguen hasta 20,000 dólares (1,132,000 pesos). Aunque hay familias que pagaron 1,200,000 y otros menos de ese cantidad.

Fulcar dijo que el Estado dominicano les dará asistencia a los familiares de las víctimas y cubrirá los costos de las repatriaciones de los cadáveres.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here