El tema de la migración haitiana no debe ser una solución única de la República Dominicana, sino de la comunidad internacional, consideró ayer martes la representante del Banco Mundial en el país, Alexandria Valerio.

La ejecutiva consideró que las autoridades haitianas perdieron el control normativo de sus leyes, por lo que se necesita de una solución «más robusta» para resolver la situación política y los conflictos sociales.

También reconoció que la República Dominicana ha hecho mucho trabajo por Haití. «Un tema que no es nuevo, ya que por muchos años los dominicanos han extendido su brazo amigo», consideró. En un encuentro con ejecutivos del organismo y periodista, se habló sobre el financiamiento que destina el Banco Mundial a Haití.

Los recursos son canalizados a través del sector privado, con el objetivo de ayudar a los empresarios a enfrentar la crisis interna, esperando que el sector pueda ser resiliente y supere los desafíos que hoy en día enfrentan. «Confiamos en que Haití puede superar esto y continuar avanzando», indicó Cárdenas.

Estados Unidos se prepara

La administración de Joe Biden espera una migración masiva desde Haití ahora que el combustible fluye en el país caribeño, lo que permitirá a la población comprarlo para impulsar las embarcaciones y realizar el peligroso viaje por mar a Estados Unidos.

Las opciones son retenerlos en un tercer país o ampliar la capacidad del centro que opera en la bahía de Guantánamo, en Cuba, reportó por primera vez NBC News sobre la planificación del gobierno estadounidense para responder a la posibilidad de un éxodo desde Haití.

Estas alternativas se ponderan ante el control de las bandas armadas en los puertos, lo que hace más difícil para Estados Unidos devolver rápidamente a los migrantes rescatados en el mar. Incluso, en los últimos meses el número de haitianos interceptados en las aguas ha disminuido significativamente.

Desde un nuevo estallido de la violencia en Haití en este segundo semestre de 2022, las deportaciones por mar y aire de haitianos han disminuido, como revelan los datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la que atribuye esta baja por el contexto actual en Haití.

El país vive una violencia generalizada alimentada por protestas violentas y disturbios civiles, un aumento de la delincuencia, secuestros, tiroteos y guerras de pandillas. «Además, la escasez de combustible ha tenido un impacto directo en el transporte y ha hecho mucho más difícil viajar por el país. Como resultado, la mayoría de las repatriaciones se han suspendido«, dijo la OIM.

En agosto, el último mes reportado por el organismo internacional, apenas 88 personas fueron repatriadas hacia Haití por aire y mar y ninguna fue devuelta por Estados Unidos porque hasta el momento no se habían interceptado embarcaciones. Pero esto parece cambiar.

El lunes llegó a aguas de Florida el primer barco desde Haití luego de meses. Aunque la Guardia Costera se negó a confirmar las nacionalidades de las personas en el barco interceptado, dos fuentes le confirmaron al Miami Herald que provenía del país caribeño.

Desde enero de este año, Estados Unidos ha devuelto por mar y aire a 14,706 inmigrantes haitianos. Esto representa el 69 % de 21,303 retornados por esas vías, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

El Título 42

A las expectativas de que más haitianos viajarán hacia Estados Unidos, se suma la anulación de la política migratoria Título 42, establecida en el gobierno de Donald Trump y que Joe Biden aprovechó para repatriar a miles de haitianos que llegaron a la frontera entre Estados Unidos y México.

Pero el levantamiento de la medida no se realizará hasta el 21 de diciembre próximo, lo que dará tiempo a las autoridades a prepararse para la transición al procesamiento, reveló Blas Nuñez-Neto, subsecretario interino del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés).

Fue en septiembre de 2021 cuando Estados Unidos realizó una «estrategia integral» para expulsar a los miles de haitianos que se congregaron debajo de un puente en busca de un asilo que le fue negado. Las imágenes de agentes fronterizos a caballo persiguiendo a los inmigrantes haitianos generaron polémica.

 

Siguen críticas

Alfredo Pacheco, presidente de la Cámara de Diputados, y el bloque de diputados del Partido de la Liberación Dominicana criticaron las declaraciones de la Embajada de EE. UU. sobre un supuesto “trato desigual” de autoridades de RD de migración hacia ciudadanos estadounidenses por el color de su piel. A esas voces de rechazo a la declaración de la misión se unió monseñor Jesús Castro Marte, obispo de la Diócesis de La Altagracia. También María Elvira Salazar es, miembro de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos por Florida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here