Una vez más, el canciller de República Dominicana, Roberto Álvarez, ha clamado ante el Consejo de Seguridad de la Naciones Unidas sobre la situación de Haití de que se necesita una fuerza multinacional para enfrentar las bandas criminales a fin de devolver la paz a esa nación.

En un mensaje de varios minutos, Álvarez citó que las pandillas, apoyadas por parte de los sectores político y militar de Haití, no solo atentan contra la tranquilidad, sino que obstaculizan el combate al hambre y al cólera, enfermedad que ha matado a más de dos mil personas desde que  se desató el brote.

“¿Cómo podrán repartirse los alimentos para alrededor de cinco millones de personas en riesgo de sufrir inseguridad alimentaria aguda en el 2023, incluidos unos dos millones de niños, niñas y adolescentes, de los cuales aproximadamente 250,000 padecen desnutrición aguda?”, se preguntó el canciller frente a los colegas de la ONU.

En ese sentido, en nombre del Gobierno dominicano, el canciller pidió cuanto antes la intervención internacional para combatir las bandas en el vecino país.

Aportes dominicanos

Enumeró los esfuerzos que ha realizado la República Dominicana en favor del pueblo haitiano: canalización del suministro de combustible para los hospitales, y otras entidades; apoyo en seguridad al transporte del personal diplomático y atención de salud gratuita, citando que el 32.4 % de los partos en los hospitales son de haitianas.

Sin embargo, reiteró que la República Dominicana no puede cargar sola la crisis de Haití, sino que debe salir del liderazgo haitiano, pero con la ayuda internacional.

Dijo que el gobierno y la policía haitiana hacen el esfuerzo por recuperar la paz, pero se necesita la ayuda internacional.

El funcionario dominicano se adhirió a la opinión de Antonio Guterres, secretario general de las Naciones Unidas, quien citó: “Mientras se consolida la ayuda a la capacitación de su policía, es necesaria una fuerza robusta, capaz de recuperar la paz y poner fin a la violencia desatada por las bandas armadas, infiltradas por el poder político y económico”.

«Es necesaria una fuerza robusta, capaz de recuperar la paz y poner fin a la violencia desatada por las bandas»Roberto ÁlvarezCanciller dominicano

Canciller de Haití urgió el envío de fuerzas

El ministro de Relaciones Exteriores y Culto de Haití, Jean Víctor Géneus, aseguró que es “urgente” para el pueblo haitiano que se formalice el envío de una fuerza militar internacional que acompañe a la policía en el combate de las bandas armadas y permita restaurar el orden en el país.

Durante su intervención en la sesión especial del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en Nueva York, el funcionario aseguró que las razones que llevaron al gobierno haitiano a solicitar este apoyo aún continúan.

“Los datos que llevaron al gobierno de Haití a solicitar el apoyo de una fuerza especializada para acompañar a la policía nacional haitiana en su lucha para eliminar o, al menos contener, el fenómeno de las pandillas, restaurar el orden e imponer el imperio de la ley”, expresó.

Comicios año próximo

Durante su intervención, Géneus anunció que el primer ministro Ariel Henry se reunió con representantes de la sociedad civil, miembros del sector empresarial y de los partidos políticos con el fin de celebrar elecciones generales en 2023. “Para avanzar durante el año 2023 hacia la organización de unas elecciones sanas que permitan que el pueblo haitiano escoja libremente los electos que deberán asumir la dirigencia”.

La ONU

En esta sesión estuvo presente la vicesecretaria general de la ONU, Amina J. Mohammed, quien reiteró la postura de la organización en el envío de asistencia a Haití para ayudar a las autoridades de la naciona caribeña en la solución de los diferentes aspectos que afectan la estabilidad del país.

«Se necesita urgentemente apoyo internacional y solidaridad, no es ahora el momento de darle la espalda a Haití, sino que es hora de redoblar nuestros esfuerzos y que la actual crisis se convierta en una oportunidad para que Haití se recupere y se haga más fuerte», dijo Mohammed al introducir el tema ante los miembros del Consejo.

Mohammed también pidió a los países que puedan, responder a la solicitud de ayuda internacional que hiciera el primer ministro Ariel Henry el pasado octubre.

La posición expuesta por Mohammed fue respaldada por la representante especial del secretario general de las Naciones Unidas para Haití, Helen La Lime, que también señaló los problemas que persisten en el país con el resurgimiento de la violencia de las pandillas, el aumento de los secuestros, asesinatos y las violaciones sexuales, las que dijo son usadas para «intimidar y subyugar» a las comunidades y consideradas como «medalla de reconocimiento para los verdugos».

Canadá en pausa

Mientras, la delegación de Canadá, que ejerce la presidencia del grupo asesor sobre Haití ante las Naciones Unidas, indicó que «no se hará nada» sin contar con los planes de seguridad internos de la Policía Nacional de Haití, de su gobierno y de la comunidad política y civil del país caribeño, que actualmente atraviesa por una grave crisis.

El embajador canadiense ante Naciones Unidas, Bob Rae, señaló, al igual que otros oradores incluido el canciller dominicanos, que las soluciones a la crisis que afecta a Haití deben ser propuestas por las autoridades haitianas.

Rae aseguró que el Grupo Consultivo Especial sobre Haití está trabajando con la Policía de ese país y «se han planteado propuestas» para mejorar las capacidades del cuerpo policial haitiano, al tiempo que valoró de manera positiva la colaboración de la comunidad internacional al fondo colectivo para Haití.

Comité de expertos

Si bien la sesión se levantó sin una decisión o un avance para el envío de tropas a territorio haitiano, la delegación de Gabón, que preside el Comité de Sanciones de Naciones Unidas para Haití, señaló que a finales de diciembre António Guterres nombrará a cuatro expertos en municiones, grupos armados, redes criminales y cuestiones financieras y asuntos humanitarios.

Este grupo de expertos trabajará a partir de enero con el Comité de Sanciones. Antes de arribar a la región, las cuatro personas no identificadas y cuyos nombre están incluidos en una carta enviada a Guterres por el embajador de Gabón ante las Naciones Unidas, Michel Xavier Biang, llegarán a Nueva York donde «asumirán funciones y efectuarán consultas».

Este grupo deberá presentar un informe a mediados de marzo y en cual se designarán personas y entidades receptoras de sanciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here