Nadie duda de que el tráfico se ha convertido en uno de los principales problemas de la ciudad. Los largos entaponamientos y su efecto en la productividad y en la contaminación hacen urgente que se decidan intervenciones que sin embargo precisan de mucho tiempo para tener efecto.

Las inversiones que se barajan están destinadas, con acierto, a reducir el uso del vehículo privado e incentivar los medios de transporte colectivo. Sacar vehículos de la circulación  es el único remedio al caos que se vive a diario en las calles de Santo Domingo.

Arranca pronto el segundo corredor, el de la Avenida Churchill, que cuenta, como en el caso del corredor de la Avda. Núñez de Cáceres,  con reasignar a los choferes de carro público al manejo de los autobuses que los sustituyen. Si funciona como se tiene previsto, trescientos carros públicos saldrán de esta avenida. Es uno de los ejes del plan del Gabinete de Movilidad: sumar a la solución a  los que en un tiempo se vieron como parte del problema.

Como esto va para largo, las autoridades tendrán que buscar medidas temporales, porque la situación es crítica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here