El ambiente en el que se desenvuelven numerosas familias de populares barrios del Gran Santo Domingo se ve nublado por las precarias condiciones higiénicas en las que desarrollan su diario vivir.

El agua sucia y estancada en diferentes sectores como La Zurza, Villa Almirante y Villas Agrícolas son algunas de las causas por las cuales la enfermedad bacteriana del cólera ha tomado asiento en esos lugares.

Según explicaron algunos comunitarios de La Zurza las condiciones en las que viven no les permite mantenerse en un ambiente con escenarios óptimos para prevenir enfermedades virales.

“Uno intenta estar limpio en su casita, pero es que aquí hay muchas personas que no tienen agua y tiene que ir a hacer sus cosas en el rio y esos mismo traen la enfermedad para la casa de uno”, dijo Mónica Peralta, una comunitaria de la Zurza, quien se encontraba inoculando contra el cólera.

En el mismo sector, una periodista de Listín Diario se acercó a hombre de 32 años que estaba caminando hacia una de las pozas para asearse y cuando contestó la razón por la cual lo hacía se limitó a expresar que “es mejor bañarse así”.

“Nosotros estamos acostumbrado ya, ese cólera no nos va a dar porque nosotros estamos inmune eso”, manifestó el hombre.

Además de la falta de agua potable segura, lavado de manos e higiene en el manejo de alimentos, el territorio nacional se ve arropado de una falta de educación con el tema de la limpieza de los barrios, así lo comentó una psicóloga que reside en la comunidad de Villa Almirante. “Mira que pasa, muchos residentes de aquí (Villa Almirante) no tienen la educación higiénica suficiente para poder combatir este tipo de enfermedades, al contrario, hay quienes crees que viviendo de una manera paupérrima van a crear un sistema inmunológico y nunca le va a pasar nada”, dijo Leidy Bautista, una psicóloga que asistió a inocularse en  la carpa de Villa Almirante.

El Ministerio de Salud Pública, consciente de la gravedad que representa una probable epidemia de cólera, comenzó a vacunar a los ciudadanos y, aunque hasta el momento la cifra de inoculados ronda de manera fructífera, hay quienes no quieren acudir a las carpas de vacunación.

Tal es el caso de Manuel Domínguez, residente en Villas Agrícolas,  quien narró a este diario que no confía en la vacuna porque es oral.

“Si eso yo me lo tengo que tomar, olvídese que no me voy a poner la vacuna esa”, dijo Domínguez con seguridad.

Campaña de concientización

Ante el incremento de los casos de cólera, las autoridades de Salud Pública iniciaron encuentros con comunitarios para socializar con ellos las diferentes medidas que se deben adoptar para evitar contraer la enfermedad diarreica, que en la actualidad registra un brote en el sector de Villa Liberación, en Santo Domingo Este.

Desde octubre a la fecha se han confirmado 36 casos de la enfermedad, la mayoría en el Gran Santo Domingo, mientras ayer, equipos del Ministerio de Salud Pública continuaron con la jornada de vacunación contra el cólera de personas de mayor riesgo, residentes en sectores y provincias vulnerables.

9 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here