Una tregua y un corredor humanitario es lo que está pidiendo la comunidad internacional para hacer frente a la crisis humanitaria en Haití que se profundiza ante el bloqueo por pandillas armadas a la principal terminal petrolera del país.

En especial preocupa el resurgimiento del cólera en Haití, luego de tres años sin que se reportara un caso, y que ya ha causado la muerte de siete personas, se confirmaron 11 casos y otros 111 están pendientes de confirmación.

La Oficina Integrada de las Naciones Unidas en Haití (Binuh, en francés) habló que está “profundamente preocupada”, al igual que la comunidad humanitaria, por las consecuencias del bloqueo de la terminal Varreux, por lo que pidió la apertura inmediata de un corredor humanitario que permita la liberación de combustible.

La falta de acceso a combustible afecta el funcionamiento de los centros de salud e interrumpe el servicio de tratamiento de agua. “El acceso al agua potable, el saneamiento y la atención de la salud se ve gravemente interrumpido, lo cual es esencial para prevenir y responder rápidamente al cólera”, precisó la oficina política de la ONU en Haití.

La principal entrada de la terminal petrolera Varreux es bloqueada por el jefe de la alianza de bandas armadas G9, el expolicía Jimmy Cherisier, alias Barbecue. Esto sucedió en momentos en que la población salió a las calles a protestar por el anuncio del aumento de los precios de los carburantes al recortar los subsidios, que eran insostenibles para el Estado, según el primer ministro, Ariel Henry.

Henry pidió ayuda el pasado miércoles a la comunidad internacional ante el temor de una hecatombe en el país, donde 4.9 millones de personas necesitan ayuda humanitaria, según los datos de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios. “Pido a toda la comunidad internacional, a todos los países amigos de Haití, que se unan a nosotros y nos ayuden a combatir esta crisis humanitaria”, dijo Henry.

El pedido del corredor humanitario de las Naciones Unidas se alinea al llamado de una tregua humanitaria que pidió a principios de esta semana el embajador de Canadá en Haití, Sébastien Carrière, junto a más de una docena de embajadores y representantes especiales.

La ONU indicó que el deterioro de las condiciones operativas de muchos centros de salud, los pacientes que padecen enfermedades crónicas, las mujeres embarazadas, los niños y los recién nacidos son los primeros afectados por la dificultad de acceder a la atención de la salud.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here