Kosovo cerró su principal paso fronterizo con Serbia, informó el miércoles la policía local, después de que los serbios levantaran allí barricadas en una de las peores crisis en la región en los últimos años.

Desde el 10 de diciembre, cientos de serbokosovares levantaron barricadas en el norte de Kosovo para protestar contra la detención de un expolicía serbio, paralizando el tráfico en dos pasos fronterizos.

Luego la policía kosovar y las fuerzas internacionales de mantenimiento de la paz fueron objeto de varios ataques con armas de fuego, mientras Serbia ponía a sus fuerzas armadas en estado de máxima alerta.

“Este bloqueo ilegal impide la libre circulación de personas y mercancías, por lo que invitamos a nuestros ciudadanos y compatriotas a circular por los demás pasos fronterizos”, declaró la policía en un comunicado.

El gobierno de Kosovo también pidió a las fuerzas de mantenimiento de la paz de la OTAN (KFOR) que disuelvan las barricadas.

Serbia no reconoce la independencia que declaró en 2008 su antigua provincia, poblada por una gran mayoría de albaneses.

El país está animando a los 120,000 serbios de Kosovo a desafiar a las autoridades locales, en un momento en que Pristina quiere establecer su soberanía sobre todo el territorio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here