El presidente de Perú, Pedro Castillo, renunció este jueves al partido Perú Libre, con el que ganó las elecciones del año pasado, luego de que sus dirigentes le pidieran que dejara su militancia tras acusarlo de haber promovido la disidencia interna e implementado un «programa neoliberal perdedor».

Castillo anunció, en un mensaje en Twitter, que ya presentó ante el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) su «renuncia irrevocable» a Perú Libre y enfatizó que su decisión obedece a su «responsabilidad como presidente de 33 millones de peruanos».

«Soy respetuoso del partido y sus bases construidas en la campaña», remarcó el mandatario.

Reafirmó, además, su «compromiso de seguir trabajando e impulsando los grandes cambios del Bicentenario en un país democrático y junto a todos los peruanos».

Castillo había señalado este miércoles que «en las próximas horas» iba a responder al pedido de Perú Libre de que renuncie de manera irrevocable a su militancia y agradeció a esa agrupación por acogerlo en la contienda electoral que lo «llevó al triunfo en el marco de la campaña (del año pasado)», en la que derrotó a Keiko Fujimori.

El gobernante aseguró que «los acontecimientos políticos que se dan son parte del destino del país» y luego agregó que «por encima de todo está el Perú».

«Desde acá llamo a las fuerzas políticas a ponernos de acuerdo para trabajar por la democracia, a trabajar por los temas más importantes que tiene el país», acotó.

El secretario general de Perú Libre, Vladimir Cerrón, informó este miércoles en Twitter que la decisión de pedir la renuncia de Castillo a su militancia fue tomada, «por acuerdo unánime», por el Comité Ejecutivo Nacional, la Comisión Política y la bancada legislativa del partido de tendencia marxista.

Tras recordar que el actual mandatario peruano se inscribió en su partido el 30 de septiembre de 2020, los dirigentes lo responsabilizaron de haber promovido la fractura interna de su bancada, que ha pasado de tener 37 integrantes en julio pasado a 16 en la actualidad, luego de una serie de disidencias.

También acusaron al gobernante de promover la inscripción de dos partidos políticos «paralelos» en el interior de Perú Libre, tras la conformación de las bancadas de Perú Democrático y el Bloque Magisterial, integradas por los legisladores disidentes.

Los dirigentes afirmaron, además, que el jefe de Estado ha emprendido políticas de Gobierno que «no guardan consecuencia con lo prometido en campaña electoral y menos con el programa e ideario del partido».

Aseguraron, en ese sentido, que Castillo ha implementado un «programa neoliberal perdedor» y sostuvieron que Perú Libre «seguirá luchando por la conquista de sus legítimas aspiraciones».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here