Andrés García tiene a la muerte pisándole los talones. Eso es lo que ha dado a entender el veterano actor mexicano que viene anunciando desde hace tiempo que su final esta cerca en la Tierra.

«A la muerte hay que verla a la cara para saber cómo va a ser la cosa. Estoy seguro de que hay otra vida», comentó el histrión de origen dominicano.

García, de 81 años, padece de una serie de achaques, sobre todo una cirrosis que le fue diagnosticada, que aunada a sus caídas y problemas en la espalda, lo tienen postrado en la casa de su esposa, Margarita Portillo, en Acapulco, estado de Guerrero, en México.

“Esta enfermedad es la peor del mundo, y te lo digo yo, que he tenido cáncer en los testículos, me han dado balazos, tengo huesos rotos, me he caído de trapecios, y sin duda, esto es lo más desagradable del mundo. Todo el mundo habla de cirrosis y nadie tiene cirrosis”, expresó el actor de la película «Pedro Navaja» a la revista TVyNovelas.

También dijo que la cirrosis le ha provocado que tenga constantes problemas digestivos. Por ello se ha sometido a una dieta especial, pero aún así le da miedo tomar «agua» ya que de manera constante va al baño.

Por igual, adelantó que le gustaría que se hiciera una bioserie sobre su vida, pero tendría que contar con su supervisión para conocer a los protagonistas de su historia, asegurando que su carrera le «dio la vuelta al mundo».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here