Sammy Sosa sabe desde hace 10 días que el 25 de enero no será de los ex peloteros que pueden recibir una llamada parar informarle que formarán parte del Salón de la Fama.

Sosa, apenas uno de nueve bateadores del club de 600 cuadrangulares, llegó a su décimo y último año a las papeletas de los escritores y cuando se conocían 143 de las 392 boletas (el 35%) solo aparecía en 38 (26%), con lo que quedó descartada toda posibilidad. Para conseguir el 75% mínimo que certifica el nicho en Cooperstown debía de terminar con 294 votos. Cuando se conoce ya el 42% de los sufragios el Bambino del Caribe quedaba con el 25%.

¿Se acabaron las opciones del petromacorisano llegar al templo de los inmortales? No, pero el camino que afronta ahora puede ser más complicado.

El expediente de Sosa ahora puede ser conocido por uno de los cuatro comité de veteranos que también eligen a ex jugadores, además de árbitros, entrenadores y ejecutivos.

En 2016, el Salón de la Fama dividió esos comités para elegir según las épocas en las que incidieron las figuras a considerar. Béisbol Temprano, que evalúa los candidatos cuyas carreras transcurrieron antes de 1950; Días Dorados (1950-1969), Béisbol Moderno (1970-1987) y Béisbol de Hoy (1988-2016).

El jurado de estos comités está integrado por 16 miembros del Salón de la Fama, ejecutivos y miembros veteranos de los medios de comunicación. Cada comité puede elegir dos veces en un tramo de cinco años.

De acuerdo al calendario de elecciones al comité que corresponde Sosa evaluará casos en diciembre próximo y en 2024 durante las Reuniones de Invierno.

Referencias

La vía más rápida es el de la BBWAA. El cubano Tony Oliva salió de la boleta de los escritores en 1995 con un 47% como máxima votación y fue el mes pasado cuando su comité lo escogió, 21 años después.

Joe Gordon (que ingresó en 2009) tuvo que esperar 39 años después de salir de la papeleta, mientras que los familiares de Deacon White (que salió de la opción de los escritores en 1936 y falleció en 1939) fue en 2013 (77 años después) que finalmente vieron a su pariente conseguir su nicho en el templo del béisbol.

Otros jugadores de ingreso reciente tuvieron mejor suerte. Lee Smith, el primer relevista en alcanzar los 400 salvados, pasó 15 años en las quinielas de los escritores sin superar el 50%. Salió en 2017 y en 2019 el comité de veteranos lo eligió.

A Alan Trammell, el ex torpedero que logró cuatro Guantes de Oro, no le ayudó ni siquiera que su candidatura llegó en momentos en que se valoran las victorias sobre jugador reemplazo (WAR). Las 70.7 WAR de Trammell (la media de los jugadores de posición inmortales es 58) no les sirvieron. En 15 años en la opción de los periodista su máxima cosecha fue del 41%, pero solo dos años más tarde de salir los veteranos les dieron el visto bueno en 2018.  l

Por grupos 

El Salón de la Fama está compuesto por 339 miembros elegidos desde 1936 hasta 2021. Se trata de 267 ex jugadores de Grandes Ligas, 40 ejecutivos/pioneros, 22 gerentes y 10 árbitros. La BBWAA ha elegido 134 ex peloteros, mientras que los comités de veteranos (en todas sus formas) han escogido 179 candidatos meritorios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here