Dos ’10’ muy talentosos, Neymar y Luka Modric, intentarán guiar a sus selecciones a las semifinales del Mundial de Qatar en un duelo que promete sacar chispas este viernes en el estadio Education City de Doha.

‘Ney’ buscará jugar su primera ‘semi’ mundialista -en el pavoroso 7-1 ante Alemania en 2014 estaba lesionado-, mientras que Modric pretende superar el inédito subcampeonato alcanzado en Rusia-2018.

El astro del PSG, de 30 años, tiene un doble objetivo contra los balcánicos: mantener vivo el sueño del hexacampeonato e igualar a Pelé (77 goles) como máximo artillero de la ‘Canarinha’.

La ‘Seleção’ llega con la camisa inflada luego de noquear a Corea del Sur (4-1) en el primer tiempo de los octavos, aún sin recuperar en pleno a su zaga titular.

El marcador de punta zurdo Alex Sandro seguramente no será inicialista por no sobreponerse por completo de una dolencia muscular en la cadera, afirmó el técnico Tite. El defensa no juega desde la victoria contra Suiza (1-0), en la segunda salida de la fase de grupos.

De esa forma, Danilo seguirá en la banda izquierda y el central Éder Militao, en la derecha, como ante los coreanos.

A los 37 años, el capitán Modric comandará el mediocampo junto a Mateo Kovacic y Marcelo Brozovic con la esperanza de dar un nuevo golpe en el desierto.

Expandir imagen
Infografía

Un clásico en el Menú

La Argentina de Lionel Messi se mide a Países Bajos, en un duelo en el que el equipo europeo tratará de ‘vengar’ su eliminación ante la Albiceleste en semifinales de Brasil-2014.

Solo Lionel Messi y Ángel Di María persisten en el equipo argentino de aquel duelo de hace ocho años, pero en Países Bajos hay más ‘supervivientes’ (Daley Blind, Stefan De Vrij, Memphis Depay), además del DT Louis Van Gaal.

“Messi es de ese tipo de jugadores que pueden decidir un partido en una acción individual. En aquella semifinal de 2014, no tocó un balón y perdimos en los penales. Ahora queremos nuestra revancha”, afirmó el veterano técnico.

El choque de Sao Paulo fue el quinto de los que han disputado Argentina y Holanda en Mundiales, con un balance nivelado, de dos triunfos para cada uno y un empate.

Una de las victorias argentinas trae buenos recuerdos, ya que fue la que permitió el primer título mundial de la Albiceleste, en 1978 con un doblete de Mario Kempes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here