En la gerencia del equipo dominicano que jugará el Clásico Mundial de Béisbol dicen llevar meses “rompiéndose la cabeza” para confeccionar el plantel por la abundancia de talento, estelares de Grandes Ligas que no se ha encontrado la forma de informarle que no cabe en el equipo.

El mes pasado, el presidente de la Fedobe, Juan Núñez, anunció en la mañana que Starling Marte no estaría disponible para el torneo y en minutos el jardinero dijo todo lo contrario en las redes sociales. Así de complicado está el tema.

Sin embargo, el nombre de Emilio Bonifacio, de 37 años y que no juega en la MLB desde 2020, ha entrado en el escenario, luego de agotar una postemporada en la Lidom donde capitaneó al Licey a su corona 23.

Diario Libre confirmó a través de fuentes, que pidieron la reserva de su nombre porque no están autorizados a hablar, que el Capi fue integrado a la nómina preliminar de 50 hombres mucho antes de que concluyera el round robin, la parte oficial se resiste a negarlo o confirmarlo.

Juan Mercado, asistente del gerente Nelson Cruz, dijo a DL que el cuerpo técnico tomó la decisión de no comentar sobre movimientos en el roster. DL supo que será el siete de febrero cuando los equipos tendrán que entregar a la organización la lista.

Antecedentes

Si Bonifacio finalmente termina en el equipo que, en teoría, estaría repleto de estelares del Big Show, no sería una excepción ante una realidad que ha acompañado al conjunto criollo desde la primera edición en 2006.

Si bien en ese primer Clásico hubo figuras como Albert Pujols, David Ortiz, Adrián Beltré, Miguel Tejada, Alfonso Soriano, Plácido Polanco, José Reyes, Robinson Canó y Bartolo Colón, un ambiente parecido al actual creó el hueco para que Luis Polonia (fuera de la MLB desde el 2000 y con 42 años de edad) fuera incluido en aquel equipo que alcanzó la semifinal.

Allí también estuvieron Eude y Juan Brito, Jorge Sosa y Alberto Castillo.

Para 2009, Stanley Javier también tuvo que apelar a “mortales” como Julio Mañón, Pedro Viola, José Arredondo, Willy Aybar y Fernando Tatis padre.

Ningún grupo contó con más jugadores sin el pedigrí de estelar como el que salió campeón invicto en 2013. Moisés Alou, ya con la experiencia como jugador de 2006 y 2009, llevó ese año a jugadores como Lorenzo Barceló, Ángel Castro, Juan Cedeño, Atahualpa Severino, Francisco Peña, Alejandro de Aza, Ricardo Nanita, Eury Pérez y Moisés Sierra.

El plantel de 2017 es el que más estelares, en su momento, ha tenido. No obstante, allí fueron incluido peloteros como Mel Rojas Jr., (que no ha jugado en la MLB), Alberto Rosario y un César Valdez que lo avalaba su paso por la Lidom, puesto que ya habían pasado siete años desde su debut fugas en el Gran Circo.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here